Agricultura, ganadería y vacas

Agricultura, ganadería y vacas

En aquella época, la Villa producía grano (trigo, cebada), vino, ya que era rica en vides. (La llamada, trilogía mediterránea: cereales, vid y olivo). También producía frutos de huerta: garbanzos, guisantes, habas y algarrobas. Tenía ganado lanar, vacuno y mular.

Su proximidad a Madrid produjo con el tiempo, el desarrollo de los cereales a costa del viñedo y del olivar, desaparecido de la zona a finales del S. XVIII.

En la Edad Media, Vallecas era una de las regiones agrícolas más prósperas de Castilla a la cual iban cuadrillas de segadores gallegos. Felipe IV promulgó en 1665 un privilegio hacia el vino producido en Vallecas, ya que era una zona rica en vides. También dio olivos, los cuales dieron lugar a la "Fábrica de aceitunas", donde las aliñaban y preparaban para el consumo y que perduró hasta finales de los 50, situada en el actual bulevar, junto a la calle Arrollo del Olivar, que de ahí le viene el nombre.

En cuanto a los cereales, ya hemos visto que había trigo en abundancia, que, por un lado, produjo rico pan y unas 70 tahonas y que, por otro lado, favoreció el que el pueblo de Vallecas fuese el principal abastecedor de paja para las caballerizas reales, junto con Barajas hacia 1850.

Cuando en el medievo, los árabes iban siendo expulsados de la zona, durante la reconquista, las tierras se repartían entre los caballeros que habían tomado parte en las batallas y que explotaban las tierras, ya que era la única forma de conseguir riqueza hasta la llegada de la burguesía, que en España se produjo muy tarde. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, comienza el declive de Vallecas. La riqueza agrícola duró, al menos hasta mediados del S. XIX. Buena prueba de ello es que el pueblo de Vallecas contaba con agua traida hasta allí por el Canal de Isabel II, tanto para cultivos como para beber, mientras que la zona del Puente, Numancia y Carlota no contaron con agua corriente hasta medio siglo después.

La sequía, la plaga de la langosta, la filoxera y el florecimiento de las actividades insdustriales, hicieron improductiva la agricultura. El desarrollo de las actividades industriales y fabriles empiezan a ser más rentables economicamente que las agrícolas, y el gran avance de los transportes, amplía el mercado a una escala nacional en la cual, ya no pueden competir los productos vallecanos. Así los agricultores se transforman en comerciantes e industriales olvidándose de sus poco rentables tierras y los jornaleros se transformaron en obreros o pasaron a formar parte de las largas filas de pobres y menesterosos de los cuales había muchos a finales del S. XIX.

EL S. XX AÑOS 50-60 En éstos años, una vez que ya no hay a penas producción agrícola, el suelo de Vallecas queda totalmente desvalorizado como suelo agrícola y se especulará masivamente, vendiéndolo tanto a organismos oficiales que construyeron viviendas sociales como a empresas inmobiliarias privadas a precios que, aunque nunca iguales a los del suelo del centro de Madrid, sí muy superiores al que podrían costar unos sembrados improductivos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Pregunta para comprobar que usted es una persona real e impedir el envío de mensajes basura. Puede registrase para evitarlo.

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.