Monumento a Federico García Lorca

Monumento a Federico García Lorca

Erigido en 1986 por el Ayuntamiento de Madrid, el monumento está acompañado, en varios de los ajardinamientos próximos, por una serie de monolitos y una placa que contienen diversas citas poéticas extraídas de algunas de las obras más célebres del García Lorca.

El grupo escultórico propiamente dicho se levanta sobre un recinto solado de adoquín, con planta en forma de doble hemiciclo de 20,00 x 10,00 m. Está compuesto por una serie de piezas de hormigón, sobre basamentos de cemento y adoquín, concebidas a modo de paneles decorados con bajorrelieves que reproducen diversos dibujos realizados por el poeta granadino (varios de ellos para ilustrar sus propias obras). Cada uno de estos paneles presenta formas y tamaños distintos (algunos alcanzan los 3,00 m de altura y los 6,00 de longitud), aunque en general se caracterizan por mostrar unos perfiles geométricos, angulosos, quebrados y fuertemente aristados.

La disposición de todas las piezas es aparentemente irregular, de tal forma que crean una especie de pequeño laberinto, de apariencia cubista, cuyo recorrido finaliza en el centro, donde está colocado un monolito de basalto negro que contiene en cada cara una efigie metálica en relieve del escritor, además de una inscripción alusiva. Entre los variados dibujos que se representan en los paneles, destaca uno situado en el extremo norte del monumento que reproduce la firma de García Lorca.