San Pedro Advíncula y Los Panaderos

San Pedro Advíncula y Los Panaderos

En el siglo XVIII aún no existía el puente de Vallecas, habiendo nada más que un camino que iba desde Madrid a Ballecas, con "B" Vallecas era el principal proveedor de Madrid en trigo y cebada, es decir, en pan. De ahí que los viajes de Vallecas a la capital fuesen diarios y muy frecuentes. Antonio Ponz, secretario del Rey Carlos III, decía "El camino de Ballecas a Madrid es pésimo en tiempos lluviosos, y el arroyo que lo atraviesa, llamado Breñigal, peligrosísimo cuando crecen las aguas por lo que pedía la construcción de un puente.

Lo que más extendió el nombre de Vallecas desde mediados del S. XVII y hasta mediados del S.XVIII fueron sus panes, de los que se surtía todo Madrid. Llegó a haber hasta 70 tahonas, en las que trabajaban unas 10 personas, quedando al final, reducidas a unas 10 tahonas. Este declive de la industria panadera de Vallecas se debió a las prohibiciones que la Junta de Abastos madrileña promulgó en favor de los panaderos de la capital, contra Vallecas.

En sus mejores momentos, los panaderos vallecanos producían pan francés, español y pan de flor, hecho en exclusiva con harina de trigo de la mejor calidad. El origen de la industria panadera de Vallecas se encuentra en Francia: en la Edad Media hubo una gran corriente migratoria de franceses de la zona del cantal, los llamados "cantaleses" hacia la zona de Castilla, entre los que había afiladores, cacharreros, sastres, zapateros y tahoneros, que encontraron en vallecas, excelentes campos de trigo que producían harina de primera calidad, por lo que fueron ellos los que dieron origen a la industria panadera de la zona. La prueba es que el único panadero de la época del que se conoce su nombre era francés, Francisco Malasaña, padre de Juan y abuelo de Manuela.

De ésta forma se inició la popularidad de Vallecas entre aquellas personas que consumían pan habitualmente. Esta tradición panadera ha quedado reflejada en "Don Gil de las Calzas Verdes" de Tirso de Molina, donde los mensajeros de cartas eran panaderos de Vallecas.

Tirso también escribió "La villana de Vallecas", comedia de amores y enredos en la que doña Violante, para conseguir los favores de su amado, se hace pasar por panadera de Vallecas. Gracias a ésta obra, escrita en 1620, conocemos la prosperidad panadera de Vallecas.

Sin embargo, Vallecas no fue fundada sólo sobre su actividad agrícola y ganadera, sino también en la abundancia de ventas y mesones que por estar a los pies de la carretera de Valencia hacían prósperos negocios que después se convirtieron en algunos de los merenderos más famosos de Madrid.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Pregunta para comprobar que usted es una persona real e impedir el envío de mensajes basura. Puede registrase para evitarlo.

CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.