Madrid admite que carece de herramientas legales para acabar con las "Cundas".

Madrid admite que carece de herramientas legales para acabar con las "Cundas".

Mar, 13/12/2011 - 21:21 -- Redaccion

El Ayuntamiento de Madrid ha admitido este martes que carece de «herramientas legales adecuadas» para acabar con las "cundas" que trasladan a los toxicómanos desde el centro de la ciudad hasta los lugares de venta de droga, pese a que el esfuerzo que realiza contra esta actividad es «grande».

Lo ha dicho el coordinador de Seguridad del Ayuntamiento, Javier Conde, en respuesta a una pregunta de la concejala de IU Prado de la Mata en la Comisión municipal de Seguridad. «Hay resultados pero no conseguimos con las herramientas que tenemos acabar con esta práctica», ha manifestado Conde, que ha puesto un ejemplo concreto: fueron necesarias 2.400 jornadas de trabajo de la policías municipales en 2010 para detener a seis conductores de «cundas».

Javier Conde ha informado en la Comisión de que el Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Municipal han establecido operativos de seguridad en las zonas de trabajo de estos vehículos, que según la edil de IU son la «histórica» base de Simancas, que funciona desde 2007, y las de Embajadores, que es la más grande, y Sierra Guadalupe en Vallecas Villa.

Ambos cuerpos realizan «frecuentes y continuas» identificaciones tanto de los vehículos, para constatar que tienen la documentación en regla, como de las personas, en este caso para comprobar que no tienen reclamaciones pendientes con la justicia. En virtud de esta labor se han controlado 893 vehículos y más de 2.200 personas.

Las únicas herramientas de que dispone el Ayuntamiento para acabar con las «cundas», que «seguramente no son suficientes», ha insistido, son el seguimiento de los vehículos desde el lugar de origen hasta el de destino para ver si incurren en delito contra la salud pública y la denuncia administrativa por intrusismo en la labor del taxi.

Al margen de una y otra, se han impuesto 137 denuncias por cuestiones de trafico y se han retirado 22 coches por la grúa. El problema, según la concejala de IU, es que el traslado de toxicómanos se ha convertido en un «nuevo yacimiento de empleo».

Los conductores, que cobran entre tres y ocho euros por pasajero, son «ciudadanos que tienen en regla sus coches y sus papeles, que van bien vestidos, no van tirados y no tienen esos coches totalmente sucios y casi para chatarra» que se veían hace años. De la Mata ha recordado que favorecer o facilitar el consumo de drogas está castigado por la ley con penas de prisión de tres a seis años y ha opinado que «es hora de empezar a meter mano» en este negocio.

Votación: 
Su voto: Ninguno
0
Sin votos (todavía)
Etiquetas secciones: 

Añadir nuevo comentario